Localización
¿Donde se lucha?

Reglamento
Reglamento 2008 (pdf)

Publicaciones
Libros que hablan de lucha

Normas Especificas
Base Verano 2008 (pdf)
Senior Verano 2008 (pdf)
Liga Invierno 2008 (pdf)
Liga Invierno 2009 (pdf)
Liga Invierno 2010 (pdf)

 

La lucha leonesa o aluches, como popularmente es conocida, es uno de los deportes autóctonos más antiguos de cuantos perviven en toda España. De origen guerrero y prerromano, los aluches conservan todavía el mismo sabor rural y primitivo con que nacieran. Cada verano, coincidiendo con las fiestas patronales de los pueblos, vuelven los luchadores a los prados y a las eras a practicar el noble y ancestral aluche. Los corros de aluches, típicos de una zona muy concreta de la montaña y ribera leonesas, se remontan, de forma más o menos conocida, al siglo XIV, época en que la repoblación presentaba frecuentemente peleas y combates por los pastos; ésta es la razón por la cual, desde siempre, se ha dicho que los pastores han sido siempre practicantes, transmisores y responsables de su actual pervivencia. Es bien cierto que los aluches y su práctica han tenido desde siempre mucha relación con determinadas profesiones como los ganaderos, pastores, molineros, etc.

Se podría decir que viendo la evolución de la lucha leonesa se van conociendo los cambios económicos y sociales en los que se ha visto inmerso León y, más particularmente, su zona nororiental. Además, debemos de ser conscientes que la lucha leonesa es el único deporte de combate que permanece vivo en la Península Ibérica de todas las modalidades de lucha que existían hasta este siglo XX.

El interés particular por este tema se debe a las experiencias tenidas al vivirlo de forma continua y cotidiana desde la infancia y por la falta de trabajos de carácter científico que aborden este tema desde una perspectiva más allá de lo folclórico o los últimos estudios de tipo comercial e interesados en "figurar".
Hay que tener en cuenta que en los últimos años el seguimiento social ha crecido en progresión geométrica hasta llegar a las 40.000 personas que cada verano acuden, pagando entrada, a disfrutar con sus “ídolos”. Este volumen de público es más importante si tenemos en cuenta que el 80 % de las poblaciones donde se celebran los corros tienen menos de 200 habitantes y en algunas de ellas se congregan hasta 4.000 personas, multiplicando por 20 su población.

La progresiva e imparable deportivización que ha sufrido la lucha leonesa para adaptarse a los tiempos actuales hacen de esta “tradición” un asunto muy peculiar dentro del panorama deportivo leonés y de sumo interés de estudio antes de que el tiempo acabe borrando muchas de las peculiaridades que posee.

Muy a nuestro pesar, apenas disponemos de referencias escritas, puesto que la información se ha transmitido de forma oral, de generación en generación. Así, la 1ª referencia escrita hasta hoy data de 1849 en la Enciclopedia Madoz. Sin embargo, este que suscribe, con motivo de la realización de su tesis doctoral, ya tiene noticias de los aluches del siglo XVI.
De repente la lucha leonesa ha envejecido de golpe 300 años y que sea para bien.

¿QUÉ ES y en qué CONSISTE?
La lucha leonesa en nuestros días, es un deporte de combate en el que dos contendientes, con agarre fijo a sendos cinturones de cuero, trata de tirar a su contrario al suelo mediante una serie de mañas.

La forma de agarrar es como sigue:
- La mano derecha va colocada a la mitad de la espalda del contrario, por debajo del brazo izquierdo de éste, el pulgar por dentro de abajo arriba y el resto de los dedos rodeando el cinto por fuera y cerrando la presa junto con el pulgar.
- La mano izquierda va colocada por encima del brazo derecho del contrario, en la mitad lateral-delantera de su costado derecho, con los dedos por dentro de abajo a arriba y el pulgar por fuera de arriba hacia abajo, rodeando el cinto y cerrando la presa.
- También hay agarre a mano izquierda, intercambiando la posición descrita.

Vence el primero que durante un tiempo máximo de 1,5 ó 3 minutos de combate tiene mayor puntuación o suma dos caídas, que es lo más habitual. Sólo se da por válido el primer contacto en el suelo o el siguiente al primero si hay ley de la ventaja. El contacto para puntuar siempre ha de ser por encima de la rodilla.
Las distintas formas de puntuar son:
- Caída entera: Cuando se consigue hacer tocar al contrario con la zona que va desde el glúteo hasta la zona cervical. Cuando toca el suelo con el costado e inmediatamente continúa la caída y toca con glúteo o espalda. Si hay una suelta y se da la situación de ley de la ventaja.
- Caída media: Cuando el contrario se suelta del cinturón; toca en el suelo con el pecho o la zona del costado.
- Caída nula: cuando los dos tocan el suelo a la vez de lado, o cuando no está claro quien tocó primero. También cuando los dos se sueltan a la vez.


La lucha leonesa podemos decir que pertenece a los denominados deportes multitécnicos, al igual que ocurre con otros deportes de combate como: el judo, el taekwondo, la lucha libre, la grecoromana y otras luchas tradicionales. De esta forma, al abarcar un abanico tan amplio de gestos técnicos, la preparación técnica se nos presenta como algo muy importante durante el desarrollo del entrenamiento y que se deberá tratar junto con la preparación física (sin olvidarnos, por supuesto, de la preparación táctica y psicológica).

Otro factor importante a considerar es el hecho de que en este deporte, la competición se divide en categorías diferenciadas en función del peso de los deportistas. Así se establecen 4 categorías:
Ligeros: menos de 67,05 Kg.
Medios: entre 67,1 y 77,05 Kg.
Semipesados: entre 77,1 y 88,05 Kg.
Pesados: más de 88,1 Kg.

Este aspecto se nos antoja clave, en el sentido de las diferencias, tanto físicas como técnicas etc. que dentro de un mismo deporte nos vamos a encontrar, lo cual nos hará abordar de distinta forma una planificación según la categoría a la que vaya dirigida. Por lo general el uso de la fuerza y la técnica depende del nivel deportivo y peso de los luchadores. Generalmente a mayor nivel deportivo menos empleo de fuerza y más de la técnica; a mayor peso más fuerza y menos empleo de la técnica. Respecto a las mañas o técnicas para tirar al contrario y vencerle, se debe tener muy claro que ninguna maña o técnica se realiza con una sola parte de nuestro cuerpo, sino que siempre es necesaria la combinación de varios segmentos corporales para su ejecución. Desde éste nuestro punto de vista, la mayoría de las mañas son combinaciones de: pie, pierna, cadera con los brazos que siempre han de estar sujetos al cinto.


De todas formas, para una mejor enseñanza de los gestos técnicos, hemos agrupado las mañas en tres niveles diferentes adecuando los movimientos al desarrollo y maduración de los alumnos a los que enseñar.

LAS MAÑAS DE LOS ALUCHES
INICIACIÓN
(8-10 años)
DESARROLLO
(10-16 años)
ESPECIALIZACIÓN
(> 16 años)
Media Vuelta
Cadera-Gocha
Cadrilada
Cadril
Caderón
Media Cadrilada
Cadera
Tranque con Cruce
Saque con Cruce
Trespiés
Mediana Adelante
Saque a Vueltas
Gocha
Garabito Adelante
Dedilla Rodilla
Tranque
Rodillón
Sobaquillo
Garabito
Zancajo
Trespiés Enganche Arriba
Rodillín
Mediana
 
Mediana (defensiva)
Retortijón
 
Dedilla
   
Zancajín, Toques y Ganchos
   
Golpe de Cadera